Inicio      Servicios    Productos    Consumibles    Contacto  

CCTV

 

El circuito cerrado de televisión es un sistema de vigilancia que puede estar compuesto  por una o más cámaras conectadas a uno o más monitores que reproducen las imágenes captadas, y  a su vez se encuentran integradas en un grabador digital que le permite acceder al visionado de las alertas, si así lo hubiera establecido el administrador del equipo. 

Los sistemas actuales permiten controlar las cámaras en remoto desde una sala de Control, desde donde se visiona “on line” todo lo que está ocurriendo en las distintas ubicaciones donde se hayan establecido las cámaras, o bien, desde un ordenador, accediendo a la dirección IP. Incluyen visión nocturna, grabación 24 horas, detección de movimiento, que en las cámaras tipo “domo” permiten dirigir su objetivo a la zona concreta donde se haya detectado la intrusión, y automáticamente se pone en estado de alerta. También pueden realizar barridos programados en horas de baja actividad, tanto en el interior de las instalaciones, como en el perímetro de las mismas, sin necesidad de asistencia humana.