¿RFID o Código de barras?


Inicio
      Servicios    Soluciones
    Consumibles    Contacto  

El código de barras ha sido el principal medio de identificación hasta el momento, y ha demostrado ser muy efectivo, sin embargo tiene sus limitaciones. ¿Qué ventajas y desventajas presenta respecto de RFID?

Durante los últimos 25 años el código de barras ha sido el principal medio de identificación de productos en la cadena de suministro.

Los elementos más significativos cuando se compara el RFID con el código de barras giran en torno de la capacidad de legibilidad, la rapidez en la lectura, la durabilidad de la etiqueta, la cantidad de información, la flexibilidad de la información y los costes de la tecnología.

Lectura de unos y otros:

Los lectores ópticos de código de barra requieren una verificación visual directa. El lector indica cuándo obtiene una buena lectura dentro de su rango, y una mala lectura es inmediatamente asociada con una etiqueta y un ítem específicos. Este tipo de relaciones es establecida uno a uno.

La lectura por RFID no requiere línea de visión para obtener la información de la etiqueta.  La señal de la frecuencia de radio (RF) es capaz de viajar a través de la mayoría de los materiales.  

Un lector RFID es capaz de distinguir e interactuar con una etiqueta individual a pesar de que se encuentren múltiples etiquetas dentro del rango de lectura dado.  

Velocidad de Lectura:

Las etiquetas RFID son leídas más rápidamente que las etiquetas de código de barras, alcanzando al menos 1.000 unidades  por segundo. Esto supera la velocidad de lectura de cada unidad que posee el código de barras.

La velocidad de RFID tiene gran valor en las aplicaciones de recepción y venta de productos en grandes volúmenes, donde un elevado número de elementos deben contabilizados con rapidez.  

Durabilidad:

Para su mayor protección, las etiquetas RFID, especialmente las activas,  pueden ser ubicadas en soportes rígidos. A pesar de que son significativamente más duraderas que las etiquetas con código de barra, ambas dependen del adhesivo que las mantiene intactas y pegadas a un elemento. La naturaleza de las etiquetas RFID les permite durar más que las de código de barras.

Almacenamiento de Datos:

El RFID identifica cada elemento de forma individual a través de un número de serie único asignado.  Asimismo el chip de memoria que contiene la etiqueta crea una base de datos, permitiendo la trazabilidad del producto, fecha de fabricación, tiempo invertido en el transporte, su ubicación en el centro de distribución o la fecha de vencimiento, así como el precio de compra, de venta, márgenes y otro tipo de información que pueda ser útil para los departamentos de compras y marketing.

Versatilidad de la Información:

Con respecto a la información dinámica, las etiquetas RFID son capaces de realizar operaciones de lectura y escritura, permitiendo la actualización de información en tiempo real de un elemento que se mueve a lo largo de la cadena de suministro.

Coste en la aplicación de las nuevas tecnologías:

 Los principales costes están representados por el equipamiento en hardware (impresoras, lectores, antenas y tags) y por los servicios profesionales (Software, ingeniería de proyectos, instalación y puesta en marcha, formación de los usuarios).   Pero a medio plazo es una tecnología que prevé un retorno de la inversión al actuar como anti hurto en las salas de venta, con anchos de paso excepcionalmente amplios  y que pueden ser integrado sin problemas con los sistemas de seguridad electrónica que pudiera tener el centro.  

 

Comments